Es siempre deseable contrarrestar los efectos depresivos del calor en todo tipo de ambiente; sea para alentar nuestras capacidades laborales o para disfrutar en familia.

         

      La ventilación de lugares cerrados , favorece la evaporación de la humedad ó transpiración natural de nuestra piel, aún cuando estamos inactivos. El efecto de ese proceso de evaporación, es la disminución del calor del cuerpo y la inmediata sensación de frescura.

   

    La ventilación satisfactoria está relacionada con el movimiento constante del mayor volumen de aire natural, preferentemente fresco proveniente de la atmósfera externa. Natural y regularmente se produce a través de las aberturas y complementariamente con extractores, que también se pueden instalar con llave de accionamiento inverso, de tal manera que introduzcan aire del exterior.

         

    El ventilador en cualquier forma disponible es concurrente a mejorar el bienestar y la salud en todo lugar de permanencia.

    Puede ser el único elemento provisto o bien como complemento de equipos acondicionadores, como apropiadamente, junto con estos últimos se ha popularizado en forma creciente, la incorporación de ventiladores de techo.

 

    La ventilación en todo ambiente del hogar, es también un aspecto fundamental a considerar cuando equipamos para el confort y la salud de los nuestros.